Principales novedades de la nueva ISO 9001:2015

En este artículo hablaremos de las principales novedades de esta revisión de la Norma ISO 9001 que las empresas deben tener en cuenta para la transición y de los puntos concretos que se han mejorado finalmente en el documento publicado.

El concepto de Riesgo toma relevancia

Este concepto, entendido como la incertidumbre sobre la actividad o labor realizada en la empresa, no es algo novedoso, ya que en anteriores ediciones de la norma ya se establecían requisitos que tenían un claro tinte preventivo. Sin embargo ahora se va un paso más allá y se adopta un pensamiento basado en el riesgo incluyéndolo dentro del propio enfoque de los procesos.

Así pues, la norma ISO 9001:2015 promueve la identificación de los riesgos y oportunidades que pueden afectar, tanto negativa como positivamente, en el alcance de los objetivos y resultados que se han previsto y que la empresa se ha puesto como objetivos. Se habla tanto de riesgos como de oportunidades ya que no debemos limitarnos a considerar el riesgo como negativo, sino como un trampolín que permita aprovechar las oportunidades que se pongan al alcance de las empresas. En cuanto a cómo adaptar esta gestión del riesgo en los sistemas de gestión de las empresas, la norma no indica ningún requisito concreto, por lo que queda a la elección de cada organización.

ISO 9001_2015

La importancia de la alta dirección sube de nivel

La alta dirección siempre ha jugado un papel relevante en los sistemas de gestión, sin embargo, la Norma ISO 9001:2015 introduce el término liderazgo y con ello le ha aportado más importancia a la labor que la alta dirección realiza para llevar a buen término y promover la mejora continua del sistema de gestión de la calidad.

De esta forma, la alta dirección tiene que añadir a sus funciones una labor de comunicación de los resultados del sistema de gestión de la calidad ante clientes, proveedores  y demás personas interesadas, así como garantizar el alineamiento con las estrategias de la organización en una búsqueda de que ambos se apoyen mutuamente para alcanzar las metas marcadas y mejoren de forma continua.

El contexto toma relevancia

Pensar y definir una empresa sin tener en cuenta el contexto en el que se encuentra y que le determina sería tener una imagen a medias. De esta forma, la Norma ISO 9001:2015 tiene en cuenta la influencia que tiene sobre la empresa la legislación, la competencia, las expectativas de los clientes, la realidad socioeconómica, etc., para así tener presentes todos los factores que condicionan las actuaciones y decisiones que la organización puede tomar en el presente y el futuro. Además, de que los factores internos también cobran importancia como los métodos de trabajo, los contratos laborales, el clima laboral, etc.

Todo ello debe verse reflejado en la planificación de los procesos de forma que se adecuen a la realidad que vive la empresa en su día a día.

Una visión de la empresa más actual

La Norma ISO 9001:2015 toma una serie de valores que definen a las empresas líderes de los distintos sectores para que contribuya al crecimiento de todas las organizaciones y a la mejora de sus posiciones en el mercado.

De esta forma, se da una gran relevancia a la formación y al conocimiento como un activo más de la empresa que va a repercutir positivamente en todos los procesos y en el resultado final.

Los trabajadores no son vistos como un recurso más o como un medio para lograr el producto y/o servicio que se ofrece a los clientes, sino que se toma conciencia de la relevancia que su buena labor, o mala depende los casos, toma sobre el resultado final que perciben los clientes o usuarios.

La importancia de la comunicación en la situación actual que viven las empresas es clave y debe ser considerada cada vez más como una herramienta de información y de mejora constante.

5 puntos clave que se han mejorado en el este último paso de la revisión.

Por último, y a modo de resumen, los puntos o conceptos que se han mejorado en esta última etapa y que podemos observar en el documento publicado son los siguientes:

  • Se refuerza la concepción e importancia que adopta el pensamiento basado en el riesgo y se incluye como un aspecto más dentro del enfoque de la empresa basado en procesos.
  • Se identifica más claramente cuál es la información documentada mínima que debe conservarse.
  • El riesgo no es solamente visto como un aspecto negativo, sino que entra también en juego la oportunidad como un efecto positivo que hay que tener en cuenta dentro del sistema de gestión de la calidad.
  • El contexto en el que se incluye la empresa adquiere más relevancia y se reconoce la influencia que este tiene para la correcta realización de las funciones de la empresa.
  • Se ha simplificado la información y se ha adoptado una estructura que permite una mejor integración con otros sistemas como la Norma ISO 14001 o sistema de gestión ambiental.

Leave a Comment