La importancia de las partes interesadas en la Norma ISO 14001:2015

Para comprender mejor este término debemos recurrir a la definición que nos aporta la propia norma, que nos indica lo siguiente:

“Parte Interesada: Persona u organización que puede afectar, verse afectada, o percibirse como afectada por una decisión o actividad.”

Como podemos observar, la definición es bastante amplia y de ella podemos extraer a priori que algunos de los ejemplos de estas partes interesadas son los clientes, los proveedores, los empleados, los inversionistas, los entes reguladoras, las organizaciones no gubernamentales, etc.

Sin embargo, no debemos quedarnos en la enumeración simple y sencilla de las distintas partes interesadas, sino que a partir de ahí hay que determinar las necesidades y expectativas de cada una de ellas. De este listado saldrán aquellos requisitos que la empresa considera que tienen que ser valorados e incluidos en su sistema de gestión. Por esta razón, es necesario estudiar y diseccionar este listado, seleccionando aquellas que reflejan necesidades que son obligatorias, ya que se encuentran incluidas en leyes, reglamentos o permisos, y que afectan a la empresa de forma directa o indirecta.

Después de esto y con estos requisitos ya identificados, la empresa que desee adaptarse a las nuevas indicaciones de la Norma ISO 14001:2015 puede adoptar voluntariamente otros requisitos más allá de los identificados por las partes interesadas, debido a que este punto busca establecer un listado vivo y que se adapte a las necesidades y al entorno natural en el que se encuentra.

partes-interesadasr

Claves para identificar las partes interesadas.

Determinar cuáles son las partes interesadas de la empresa es una tarea que puede resultar extenuante para la organización si no se cuenta con una serie de pequeñas claves o pautas que nos permitan realizar una selección inicial que después se puede afinar y ampliar según sea necesario.

De esta forma, algunas claves para identificar las partes interesadas son las siguientes:

  • Tener en cuenta aquellos con los que la empresa tiene una responsabilidad legal, operativa o fiscal, no olvidando aquellas partes interesadas con las que se tienen establecidos contratos, así como las leyes vigentes o las políticas o prácticas vigentes. En este punto, tenemos por ejemplo, los socios de negocios, administraciones, subcontratados, etc.
  • Conocer aquellas personas que tienen influencia para impedir o impulsar la actividad de la empresa, como pueden ser, por ejemplo, accionistas o ONGs.
  • Tener en cuenta aquellas personas y empresas que se encuentren en las zonas donde la empresa interactúa ya que pueden ser afectadas por la actividad de la empresa y, a su vez, influyen en la buena marcha de esta.
  • Incluir aquellas personas que dependen de la organización como son clientes o proveedores que, por ejemplo, tienen como único cliente a la empresa que tiene implantado el sistema de gestión ambiental y que su cierre de actividad implicaría un efecto negativo de gran repercusión para el futuro de su negocio.
  • Y, por último, considerar a aquellas personas que tienen una representación clara de grupos de interés como representantes sindicales o inspectores ambientales.

 

Esta es una de las novedades que la revisión de la Norma ha introducido en la ISO 14001, si deseas conocer todos los cambios que la nueva revisión ha incluido, puedes consultarnos tus dudas aquí. Y recuerda, si lo que quieres es establecer los primeros pasos para realizar una transición eficaz de tu sistema, no dudes en informarte acerca de nuestros próximos cursos de formación .

Leave a Comment