El contexto como elemento novedoso en la Norma ISO 9001:2015

Sin lugar a dudas una de las mayores novedades de la revisión de la Norma ISO 9001:2015 ha sido el puesto relevante que ha ocupado el contexto como elemento esencial para alcanzar los objetivos planteados y las metas marcadas. En este artículo, veremos cómo debe ser valorado por las empresas dentro del marco de la norma en su versión del 2015.

contexto_2

En esta nueva versión, la norma nos indica que la empresa no puede quedarse en una valoración interna, sino que debe determinar todas aquellas cuestiones o factores, tanto internos como externos, que puedan afectar en su capacidad para lograr los objetivos marcados o los resultados previstos.

El verbo “debe” tiene especial relevancia, puesto que se convierte en un requisito. La organización está obligada a realizar esta actividad y revisarla periódicamente para adaptarla a los cambios que puedan haberse producido, los aspectos que hayan cambiado o aquellos puntos que ya no se consideren adecuados o que deban ser añadidos. Siempre con el objetivo de reforzar la  conformidad de los requisitos del producto o servicio y la satisfacción del cliente, características ambas de la Norma ISO 9001 desde varias versiones anteriores.

¿Cómo definimos el contexto de la empresa?

Lamentablemente, la Norma ISO 9001:2015 no nos indica ninguna metodología, herramienta o fuente concreta de información que consultar, sino que es la empresa, valorando sus capacidades, situación y recursos, la que elegirá la metodología o combinación de ellas que mejor se adapte a sus objetivos. A modo de ejemplo se puede utilizar:

  • Análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades).
  • Estudios de Mercado.
  • Análisis de la Competencia.

La nota incluida en la norma en este apartado viene a aportarnos un poco de luz y a delimitar un poco más el amplio campo que se abre ante nosotros para facilitar la tarea a emprender.

De esta forma, las cuestiones externas a valorar surgen de la legislación a cumplir, la tecnología que podemos disponer y a la que debemos adaptarnos, las características del mercado así como las sociales, culturales y económicas a las que nos enfrentamos, sin olvidarnos de nuestra relación con la competencia.

Por otra parte, en el contexto interno entran en juego el desempeño, los conocimientos de que dispone la empresa, la cultura y los valores de los que parte y promociona. Sin caer en el error de quedarnos de forma exclusiva en lo negativo o lo positivo, la tendencia es lograr un adecuado equilibrio.

Esta es una de las novedades que la revisión de la Norma ha introducido en la ISO 9001, si deseas conocer todos los cambios que la nueva revisión ha incluido, puedes consultarnos tus dudas aquí. Y recuerda, si lo que quieres es establecer los primeros pasos para realizar una transición eficaz de tu sistema, no dudes en informarte acerca de nuestros próximos cursos de formación .

Fuente: SBQ consultores

Leave a Comment